viernes, 18 de junio de 2010

RODOLFO PÁRAMO: “EL GLIFOSATO MATA LA PACHAMAMA”

Rodolfo Páramo es médico pediatra radicado en el norte de la céntrica provincia de Santa Fe. Jubilado de su profesión, sigue activo en la difusión de los efectos del glifosato, el herbicida fabricado por la transnacional estadunidense Monsanto, utilizado para fumigar las plantaciones de soja transgénica que en Argentina cubren ya una superficie de más de 17 millones de hectáreas.

Junto a integrantes de diversos grupos de vecinos que intentan frenar las fumigaciones en sus pueblos, Páramo recorre el país dando charlas y conferencias o participando en encuentros sobre el tema. A mediados de marzo se dio a conocer un fallo dictado en diciembre por la Justicia de Santa Fe que prohíbe las fumigaciones con glifosato a menos de 800 metros de viviendas familiares.

Juan Nicastro, colaborador de Noticias Aliadas, dialogó con Páramo en el marco del Festival Nacional de Folclore de Cosquín, provincia de Córdoba, realizado del 20 al 31 de enero, ámbito elegido para una nueva campaña de concientización sobre el daño a la salud que producen los agrotóxicos.

¿Cómo descubrió los efectos de los herbicidas?

Luego de siete años de trabajo en el servicio de neonatología del Hospital José María Cullen, en la ciudad de Santa Fe, me trasladé a la localidad de Mal Abrigo, en el norte de la provincia, donde me dediqué a clínica pediátrica. Allá por los años 1994 y 1995, comenzamos a ver nacimientos con malformaciones, sobre todo del neuroeje, desde el cerebro hasta la columna vertebral. A nivel cerebral, anencefalia, es decir, falta de cerebro.Y a nivel de la columna vertebral, falta de cerramiento en algunos lugares, principalmente a nivel cervical y lumbo-sacro, quedando la médula expuesta al exterior.

Mal Abrigo tiene unos 10,000 habitantes y de 15 a 20 partos por mes. En un año tuvimos 12 niños nacidos por malformaciones, una tasa altísima. En Santa Fe teníamos lo normal: un caso de malformación congénita cada 8,500 a 10,000 nacimientos vivos. En Mal Abrigo la cifra era de terror. Comenzamos a investigar. Yo planteaba que había en el ambiente una sustancia que inhibía al ácido fólico, que es el protector para evitar las malformaciones en el sistema nervioso. Esto me llevó a averiguar qué producto se estaba utilizando en el campo.

Corrían los años 1994, 1995. Recién en enero de 1996, Felipe Solá, subsecretario de Agricultura del gobierno del ex presidente Carlos Menem [1989-99], autorizó formalmente la siembra de soja transgénica RR Roundup Ready, resistente al herbicida Roundup, el glifosato de Monsanto. Pero observen que [la transnacional suiza] Syngenta venía vendiendo en la zona la soja de Monsanto, antes de la autorización nacional, de contrabando, y utilizaba el Roundup.

Yo seguía investigando, hablaba con ingenieros agrónomos, en una época en que las arañas —o mosquitos, como les llaman en otros lugares [vehículo cuyo diseño lo asemeja a una gran araña o insecto]— terminaban de fumigar en el campo y entraban chorreando los productos químicos por las calles del pueblo. Eso en muchos lugares sigue ocurriendo. Otras localidades, como en este caso el gobierno de Mal Abrigo, prohibieron el acopio y la introducción o circulación de los mosquitos o arañas dentro del perímetro urbano del pueblo. Y como por arte de magia, empezaron a disminuir las malformaciones en los recién nacidos.

Pero comenzaron a resaltarse los casos de cáncer, sobre todo en personas jóvenes, que no respondían a los tratamientos anticancerosos habituales, y de rápida evolución.

¿Hay antecedentes de efectos nocivos en otros lugares del mundo?

Muchos. Recordemos que hace más de 20 años, en Bophal, India, por mal manejo de los empleados de la [transnacional estadunidense] Union Carbide, un químico que estaban produciendo se desparramó en el ambiente y en menos de 10 minutos hubo 20,000 muertos, y actualmente se siguen sufriendo secuelas.

Al principio, a mí me consideraban loco, el que venía a molestar. Cerca del 2000 logramos que un juez, con sentencia judicial, con elementos científicos, sacara los silos de cereales del centro de Mal Abrigo, demostrando que en el ámbito urbano son desastrosos para la comunidad. Mientras yo trabajaba en la ciudad de Santa Fe, no vi la cantidad de chicos con problemas respiratorios que vi en Mal Abrigo. Allí había polución ambiental, porque ventean los cereales para secarlos, pero al mismo tiempo están sacando al aire sustancias que están en la cobertura de esa semilla. El herbicida está.

La Universidad Nacional del Litoral [en Santa Fe] desde el año 1997 venía haciendo un estudio, publicado el año pasado, que demostró que hay concentraciones de glifosato en el grano verde y en el grano maduro de la soja. Y que el glifosato pasa a todo lo que sea acuoso. Además, cuando se estudió el aceite de soja, se encontraron residuos del insecticida endosulfan, altamente tóxico; tal es así que a partir de este año la transnacional alemana Bayer lo retirará de la venta en Argentina.

¿El glifosato mata todo menos la soja?

Casi todo. En EEUU tuvieron que abandonar campos, unas 5,000 Ha, porque apareció lo que consideraron una nueva maleza, maldita para ellos, bendita para nosotros, el amaranto, cereal que es la base nutricional de los pueblos originarios de la América andina para mantenerse fuertes y sanos. Y no pueden destruirla con ningún herbicida. El nuevo enemigo de Monsanto es el amaranto.

¿Cuál cree que es el modo más eficaz de enfrentar esta situación?

Que la gente tome conciencia. Hay muchísimos productos hechos con esta soja, cada vez más. Yo estudié en una universidad pública, y tengo la obligación de devolver a la sociedad lo que la sociedad me dio a través de esa enseñanza gratuita que recibí. Mi educación la pagó la gente. Y si yo, como profesional, veo que hay algo que es ignorado pero que está matando gente, tengo que reaccionar, estudiar y difundir. Y el glifosato no mata sólo la vida humana, mata las bacterias y los hongos de la tierra. Mata la pachamama. Y no me lo contaron, lo viví.

Fuente: Rebelión

miércoles, 16 de junio de 2010

Charla-debate “Vida e impacto de los agrotóxicos”

El próximo miércoles 23 de junio, a las 19:30 hs., en el Sindicato de Trabajadores Municipales (SITRAM) de la ciudad de Reconquista se desarrollará la Charla-debate “Vida e impacto de los agrotóxicos”. Disertarán:

Rodolfo Páramo (médico, Malabrigo), sobre el impacto de los agroquímicos sobre la vida humana.

Raúl Fabatier (productor rural, El Sombrerito), sobre experiencias de producción agrícola alternativas al modelo hegemónico.

Organiza e invita:
Proyecto Sur
Reconquista

Contactos:
María Fiant: 3482 653400
Matías Ruiz Díaz: 3482 597562

jueves, 3 de junio de 2010

Adhesión a la Asamblea General por el Boleto Estudiantil

Desde Proyecto Sur Reconquista manifestamos nuestra completa adhesión al reclamo llevado adelante por los compañeros del Centro de Estudiantes del ISP Nº 4, conjuntamente con otras organizaciones estudiantiles, docentes y sociales en general, por un boleto estudiantil del 75 por ciento que incluya a los estudiantes de las instituciones públicas y privadas de nuestra provincia.


¿Por qué?

Porque no es una novedad que el costo del transporte público de pasajeros vigente en la provincia de Santa Fe se ha convertido en un obstáculo fundamental y muchas veces insalvable para lograr la gratuidad del acceso al sistema educativo: para cursar sus estudios en esta cabecera departamental, (cualquier estudiante que provenga de) un estudiante de localidades cercanas a Reconquista tiene un costo mensual de transporte de entre 350 y 700 pesos, y más en algunos casos. Dicho costo es superior al de otras necesidades más específicas de los ámbitos de estudio, como la bibliografía.

Porque es necesario denunciar el nada despreciable volumen de subsidios al transporte público de pasajeros que abarata el transporte en las grandes ciudades, dejándonos relegados de los beneficios que le dan sustento a dicha política de subsidios.

Porque esos subsidios benefician a un rubro de la economía sumamente concentrado, sin repercutir en mejor acceso al transporte público para los usuarios –en este caso, además de usuarios, sujetos del derecho a la educación–.

Porque son necesarias políticas de Estado que combatan y no que favorezcan la concentración de los medios de transporte público de pasajeros de media y larga distancia en pocas manos, situación que perjudica ampliamente a los pasajeros.

Porque es imprescindible que las autoridades del Estado provincial atiendan los reclamos de los sectores más vulnerables, y no solamente se hagan ecos de las quejas del sector empresarial –como bien señala el manifiesto que se debate hoy–.

Porque es imperioso que el boleto estudiantil incluya a quienes cursan en instituciones privadas, ya que muchas veces y en muchas localidades significan la única alternativa de estudios superiores ante la ausencia de instituciones públicas de nivel terciario y universitario.

Y porque es una reivindicación histórica del movimiento estudiantil, que le costó sangre y vidas y que en muchos momentos nos sonó como un reclamo lejano, de grandes ciudades, pero que en realidad constituye un factor excluyente a la hora de ejercer el derecho a la educación para muchos jóvenes de las localidades del norte provincial.

Finalmente creemos que el sector docente debe sumarse fuertemente a este reclamo histórico y reclamar a su vez mejores condiciones de acceso a los transportes públicos para los trabajadores, ya que en la labor docente el costo del transporte tiene una incidencia que impacta fuertemente en el salario.




Los estudiantes de la región, en la calle reclamando sus derechos


Histórica asamblea y movilización por un boleto estudiantil del 75 por ciento

En la noche del miércoles 2 de junio, cerca de 1.500 estudiantes de todo el norte santafesino y de provincias vecinas respondieron a la convocatoria del Centro de Estudiantes del Instituto Superior del Profesorado Nº 4 de Reconquista y se manifestaron a favor de una de las reivindicaciones históricas del estudiantado: un boleto estudiantil que cubra un 75 por ciento del costo del transporte urbano e interurbano de pasajeros.

La multitudinaria e histórica Asamblea resolvió no aceptar el proyecto de ley de un 50 por ciento presentado en la Legislatura provincial por legisladores de la UCR, exigiendo en cambio una cobertura del 75 por ciento.



La reivindicación incluyó además el pedido de cobertura para los estudiantes de instituciones privadas –que en algunas localidades son las únicas existentes, ante la ausencia de instituciones estatales– y la creación de la figura del boleto de emergencia –un cupo de cinco pasajes gratuitos anuales para los estudiantes–.


Finalmente, se cuestionó la política de cuantiosos subsidios que no se reflejan en pasajes más accesibles, y se marchó hacia la Terminal de
Ómnibus de la ciudad, en una movilización de varias calles pobladas por estudiantes.


Además de los alumnos y docentes del ISP Nº 4, estuvieron presentes en la Asamblea los estudiantes y Centros del Profesorado de Tostado –suceso histórico en las movilizaciones estudiantiles del norte provincial–, del Instituto “Santísima Virgen Niña” de Villa Ocampo –localidad donde la educación superior estatal no existe–, los anexos Calchaquí y Las Toscas del ISP Nº 4, la Regional Reconquista de la UTN, la Escuela Universitaria del Alimento de la UNL, el Profesorado en Arte “Manuel Belgrano”, el Terciario de la Escuela Superior de Comercio, el Instituto de Trabajo Social “Juan XXIII”, la Licenciatura en Enfermería, y del Profesorado de Ciencias Agrarias del Apefa – Icam –donde cursan estudiantes del norte santafesino, pero también de las provincias de Chaco, Formosa, Santiago del Estero y Corrientes–.

Adhirieron a la convocatoria del Centro de Estudiantes la Agrupación Estudiantil Fierro –actual conducción del Centro–, la Juventud de la CTA, jóvenes militantes de los barrios, como Virgen de Guadalupe, militantes de Amsafé provincial, de las agrupaciones docentes Trabajadores de la Educación y Compromiso Docente, los enfermeros de ATE y Proyecto Sur Reconquista.












Los derechos o la lavandina

Luego de reivindicar la Asamblea como la instancia de decisión más democrática y horizontal del Centro de Estudiantes, Cristian Acosta, presidente del CEISP 4 remarcó que “un centro de estudiantes no está para organizar actos, ni para solucionar los problemas administrativos de los directivos, no está para hacer de cooperadora no para ver si hay lavandina en el baño, sino para defender los derechos y reivindicaciones del estudiantado”.

En el mismo sentido, destacó que fue el cuerpo de delegados del ISP Nº 4 quien hizo posible la convocatoria, mostrando “compromiso y valentía”. “En la última reunión extraordinaria se resolvió por decisión unánime luchar por el 75 por ciento de boleto estudiantil y no por el 50. Es un momento histórico para nuestro centro de estudiantes: tenemos más de 40 delegados activos, militantes, que se mueven, se informan y hacen correr la información”, contó.


En relación con la lucha por el boleto, historió: “es una bandera históricamente postergada en la historia del campo popular. Es por eso que esta asamblea no sea tal vez algo novedoso o que surgió de un día para otro, sino que hunde sus raíces en los años 60, en esa generación gloriosa de jóvenes que luchó por un mundo mejor; hunde sus raíces en el Cordobazo, cuando la consigna era ‘trabajadores y estudiantes unidos y adelante’: bueno, es lo que estamos viendo acá, compañeros.
Además, esta lucha tiene sus antecedentes en una de las etapas más oscuras que ha tenido la Argentina en su historia reciente: en la última dictadura militar este reclamo se cubrió de sangre, tristeza y miedo, en la Noche de los Lápices. Por ellos y por los demás compañeros vamos a luchar y venceremos.


Voces varias

Entre los muchos oradores de la noche, se dio un hecho inédito en los tiempos recientes: la militancia del noreste confluyó con la del noroeste, y se hicieron escuchar estudiantes del Profesorado de Tostado.

“Estoy muy orgulloso de decir que hemos hecho más de 200 kilómetros para estar presentes, 200 kilómetros de compromiso para luchar por el boleto estudiantil del 75 por ciento (…) por una educación pública en crecimiento y en movimiento que abarque absolutamente a todas los sectores sociales, a los estudiantes y a los trabajadores”, dijo el representante del departamento 9 de Julio.

Luego tomó la palabra, en su rol de dirigente estudiantil, Gustavo Volkart, del Instituto Virgen Niña de la ciudad de Villa Ocampo. Lo llamativo de su intervención es que, además de estudiante, Volkart es funcionario del Frente Progresista al que precisamente se reclama la implementación del boleto estudiantil.

“En Villa Ocampo la lucha es un poco más dura, porque somos menos estudiantes y se hace más difícil. Además, la primera lucha es que no contamos con un nivel terciario público: lamentablemente no hay terciario en Villa Ocampo, tenemos que cursar en instituciones privadas, con todo lo que ello conlleva” dijo, destacando que el hecho de que se reúnan los estudiantes para hacer un reclamo “parece utópico por el momento en que vivimos, pero es simbólico que en el año del Bicentenario otra vez la juventud quiera tener el protagonismo que siempre ha tenido en los movimientos de dinámica social: la juventud siempre ha sido protagonista de la historia, compañeros”.



“Apostamos que esto sea el inicio, no el final de la lucha (…) La lucha es hasta el final: Hasta la Victoria siempre”, dijo, citando al Che Guevara, el estudiante que además es funcionario del radical Padoan en el municipio de Villa Ocampo.

Finalmente, los estudiantes del Icam –presentes en gran número– recordaron que en el profesorado de Ciencias Agrarias estudian jóvenes de las provincias de Corrientes, Formosa, Chaco, Santa Fe y Santiago del Estero.



Resoluciones de la Asamblea

Por unanimidad, y luego de escuchar a los oradores, la Asamblea resolvió:

1) Solicitar el 75% de descuento para los boletos en el transporte intermedio dentro de la provincia de Santa Fe

2) Hacer un frente de lucha con los estudiantes de toda la provincia

3) Marchar a la Estación Terminal de Ómnibus para visibilizar el reclamo

4) Boleto de Emergencia: cinco boletos gratis para cada estudiante, para que puedan regresar a su hogar, en el momento del año que lo precisen.


martes, 1 de junio de 2010

Asamblea para pelear por descuentos de pasajes estudiantiles

miércoles 2 de junio de 20
Asamblea General.

A la comunidad del noreste santafesino:

Los invitamos a la Asamblea General convocada por el Centro de Estudiantes del Instituto Superior de Profesorado Nº 4 “Ángel Cárcano”, Agrupación Estudiantil “Fierro”, y el Cuerpo de Delegados del mismo, a realizarse el día 2 de junio de 2010 a las 19:00 hs. en la intersección de las calles Ludueña y Alvear de la ciudad de Reconquista.

En la misma, se tratará el Proyecto de Ley elevado a la Cámara de Diputados de la provincia de Santa Fe por el bloque de diputados de la UCR. Dicho proyecto contempla una reducción del cincuenta por ciento (50%) en la tarifa ordinaria del autotransporte de pasajeros para los estudiantes y docentes del nivel primario, secundario, terciario y universitario que concurran a establecimientos educativos reconocidos por el Ministerio de Educación de la Provincia y/o la Nación o el organismo oficial competente.

Nuestra finalidad es formar un frente de lucha estudiantil que involucre a los alumnos de las instituciones educativas terciarias, universitarias y secundarias del norte de nuestra provincia, que se comprometa a pelear por el 75% de descuento.

A esta asamblea están invitados, además de los institutos terciarios y secundarios y las universidades de nuestra ciudad, compañeros de los institutos de formación docente de las ciudades de Calchaquí, Las Toscas, Villa Mineti Malabrigo, Vera, Villa Ocampo y Tostado.