viernes, 25 de febrero de 2011

María Cristina Díaz. La CANDIDATA de Proyecto Sur Reconquista

Desde Proyecto Sur Reconquista proponemos a la Dra. María Cristina Díaz (de Avellaneda) como candidata a Diputada provincial en segundo lugar acompañando al Periodista Carlos del Frade de la ciudad de Rosario.

El partido Proyecto Sur Reconquista, que integra junto con otras fuerzas políticas el Movimiento del mismo nombre, promueve para estas elecciones las candidaturas de dos mujeres de la región cuyas actividades en pos de la transformación social son ampliamente reconocidas:

Nuestra compañera María Cristina Díaz, reconocida médica de la ciudad de Avellaneda y activa militante feminista y referente del INADI en el norte provincial, ocupa el segundo lugar en la lista de candidatos a Diputados Provinciales, encabezada por el comprometido periodista rosarino Carlos Del Frade, siendo la candidata del norte provincial mejor ubicada en las listas definitivas de candidatos para acceder a la Cámara baja.

Es una mujer ampliamente reconocida por su militancia y trabajo constante para mejorar las condiciones de vida de los pueblos del norte santafesino y fortalecer el proyecto de transformación y emancipación que tiene en Fernando “Pino” Solanas su máximo referente. Por eso decimos que se puede cambiar nuestra realidad con Carlos del Frade y María Cristina Díaz como diputados y con Pino como presidente. Para ello debemos conocer y valorar los proyectos y las personas, a fin de ganarle a las estructuras y los aparatos del bipartidismo, representado en nuestra provincia por los frentes Progresista y Justicialista.


Quién es María Cristina Díaz y por qué la proponemos para integrar la Cámara de Diputados

María Cristina médica anestesióloga del sistema público de salud (Hospital Central de Reconquista) y, entre otros antecedentes de su militancia, pueden citarse:

Fundadora del TALLER DE LA MUJER, junto con la poeta María del Pilar Lencina y otras mujeres de la región, en 1989. Desde este espacio, e incluso antes, María Cristina es una activa participante de ENCUENTROS NACIONALES DE MUJERES, Asambleas feministas, Congreso de Género, Estudio de Prevención de la Violencia Doméstica (actualmente denominada de Género y salud sexual y reproductiva). Realiza contención, prevención y acompañamiento de victimas de violencia familiar, junto con otras especialistas, e integra la Campaña Nacional por la Despenalización y Legalización del Aborto.

Por su militancia, ella y su organización recibieron varios reconocimientos, como la distinción “MEMORIA Y COMPROMISO”, por parte de la Asociación Norte Amplio por los Derechos Humanos (diciembre de 2006, junto con Eva Massín y las Mujeres en Lucha) y el premio a las Buenas Prácticas “Dra. CECILIA GRIERSON”, otorgado por el observatorio de Salud, Género y DDHH (Rosario, mayo del 2008).

Como referente del Instituto Nacional contra la Discriminación, el Racismo y la Xenofobia (INADI), desarrolló innumerables actividades de concientización y denuncia en distintos temas relacionados con la discriminación (género, minorías sexuales, violencia doméstica, abuso sexual infantil, trata de personas, pueblos originarios), y participó de la conformación del foro INADI del Norte Santafesino, que Proyecto Sur Reconquista integra.

Actualmente integra el Consejo Asesor de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud de la Provincia de Santa Fe, en representación del Movimiento de Mujeres.

Para Proyecto Sur es importante promover el acceso de María Cristina Díaz a la Legislatura provincial ya que ayudará a mejorar la legislación vigente en temas como derechos de género, sexuales y reproductivos, diversidad, violencia de género y trata de personas. Esas problemáticas están muy presentes en nuestro norte, donde las mujeres violentadas –sin importar el estrato social al que pertenecen– generalmente no pueden radicar denuncias ante los casos de violencia, ya que el accionar de las comisarías y de gran parte del Poder Judicial tiene una matriz patriarcal que re-victimiza a la mujer cuando acude en busca de justicia.

También porque por su conocimiento del sistema de salud público en el norte provincial y por su vinculación con los actores participantes en la implementación de la ley de Educación Sexual Integral mejorará la sanción de leyes y la generación de controles en estos aspectos, tanto como en la articulación entre temáticas relacionadas con salud y educación. Por otra parte, como profesional de la medicina, podrá aportar una visión desde la salud de una multiplicidad de temas que actualmente son abordados desde puntos de vista economicistas o de la producción –por ejemplo, el tema de las fumigaciones con agroquímicos en ambientes rurales y urbanos, donde el principio precautorio que protege la salud de la población generalmente es puesto por detrás de la rentabilidad–.


Desde Reconquista decimos: JUNTOS PODEMOS TRANSFORMAR SANTA FE, JUNTOS PODEMOS TRANSFORMAR ARGENTINA.


TEL: 03482-15457809 (MARIA CRISTINA DIAZ)

03482-15653400 (MARIA FIANT-REFERENTE LOCAL)

sábado, 5 de febrero de 2011

Posible intoxicación por fumigación con agrotóxicos en La Lola

La Lola es un paraje rural aunque, administrativamente es tomado por el municipio de Reconquista como un barrio de su ejido urbano, ubicado unos diez kilómetros al sur del casco urbano de la ciudad.

Desde hace algunos días, “personas, animales y plantas de la comunidad aborigen del paraje (…) presentan síntomas similares a los de envenenamiento, lo que provoca cuadros de vómitos y diarreas en los habitantes, y en la fauna. También se ve afectada la flora del lugar” (diario El Litoral, Edición Online, 03-02-2011). En La Lola vive una comunidad mocoví y también gringos y criollos.


El domingo último, los compañeros de la Asociación “Vida Animal” fueron alertados del envenenamiento de perros de algunas familias, y también de sus animales de granja –varias gallinas y patos–. Al llegar se dieron cuenta de que la situación era más complicada, ya que algunos vecinos presentaban distintos síntomas –vómitos, decaimiento, erupciones cutáneas–. Además vieron allí y registraron el implemento agrícola (la “araña”) en plena tarea de aspersión de agroquímicos. También se hicieron presentes el dueño del campo y el secretario de producción del municipio, ingeniero agrónomo Daniel Paiz, quienes concertaron una reunión para tratar de “aclarar las cosas”.

Finalmente, el presidente del Concejo Deliberante, Rolando Galfrascoli (ARI-FPCyS) presentó una denuncia ante la Fiscalía de Reconquista para que se investigue el posible delito de contaminación ambiental.

Hasta aquí, lo que contaron los medios de comunicación. Ahora, algunos aspectos para tener en cuenta, y que complejizan bastante la situación:

- Las tierras donde se realizaron las fumigaciones pertenecen a Abel Zorzón y sus hermanos, y rodean a la comunidad, encontrándose los cultivos separados de las casas y de la escuela por escasos metros, apenas un alambrado y una calle pública-

- Zorzón es, además de productor agropecuario, el presidente de la Asociación Vecinal, y su gestión está ligada políticamente al actual partido de gobierno municipal (UCR-FPCyS), por lo que algunos lo consideran directamente un puntero del intendente Jacinto Speranza (también ingeniero agrónomo).

- En su calidad de productor, Zorzón “da changas” a los vecinos, y hasta puede ser que se encuentre explotando tierras de la comunidad a cambio de algún “canon” o retribución económica –seguramente escasas–.

Dados los antecedentes anteriores, no es de extrañar que después de una reunión mantenida el miércoles 2 con el secretario de la producción y el intendente (ambos ingenieros agrónomos) y el presidente de la vecinal (puntero del intendente y dueño del campo donde se realizaron las fumigaciones), los vecinos hayan cambiado radicalmente el tenor de las denuncias: en declaraciones radiales (programa radial Vía Libre, FM 96.1, el jueves 3 por la mañana) el afectado dijo que los síntomas de los que se había hablado en las personas no existieron, y algunos patos y gallinas hasta resucitaron –lo que sería una propiedad inesperada para el glifosato–, reduciéndose el número de animales muertos; el dirigente de la comunidad aborigen por su parte se mostró ofendido porque se había involucrado a toda la comunidad cuando en realidad se trató sólo de un par de familias –ya en reuniones anteriores, algunos referentes de la comunidad aborigen había calificado a Zorzón como “un pan de Dios” que les da trabajo–; y el presidente de la vecinal pidió altaneramente que se comience a revertir el discurso y afirmando que no se fumigó en su campo los días señalados –cuando existen registros fotográficos–. Cabe pensar que si Zorzón se dirigió con esa altanería a uno de los periodistas más influyentes de la ciudad, es de imaginarse cómo se dirigirá a los “indios” que dependen de él desde el punto de vista económico.

Es tan alevoso el cambio de discurso, que hasta el oficialista presidente del Concejo (paradójicamente, principal espada del intendente Speranza y por otra parte denunciante ante la Fiscalía) reconoció por otra emisora (FM Mix 105.3, el jueves por la mañana) que “la gene que tenía vómitos y manchas en la piel” el domingo, después de la reunión no quiere hablar. Se apunta a culpar de la mortandad de animales a “una peste” (Zorzón) o a un vecino envenenador.
Pero independientemente de los resultados que arrojen los análisis que tanto el municipio como Vida Animal mandaron a realizar a los animales muertos, al agua y al suelo, preocupa que no se hayan tocado en el debate algunos temas centrales:

- Los vecinos dijeron haber visto mosquitos y hasta aviones fumigando en áreas prácticamente lindantes con sus casas, escuela, instituciones, sin que el municipio se digne a demarcar la línea agronómica que establece dónde pueden aplicarse agroquímicos y dónde no. El proyecto de demarcación de la línea agronómica se encuentra cajoneado en la Comisión de Calidad de Vida del Concejo desde hace un par de años, y sin su aprobación la ordenanza que limita la aplicación de agrotóxicos es letra muerta.

- Se focalizó el debate en la posible responsabilidad del productor, eludiendo en todo momento el rol que le cabe al municipio en la legislación y control de la situación, atendiendo a la necesidad de cuidar la salud de los vecinos, que en La Lola se encuentran rodeados de soja –lo mismo que en otros barrios de la ciudad–. Incluso la misma denuncia de Galfrascoli va en ese sentido, evitando referirse a la responsabilidad de la gestión municipal de la cual él es uno de los principales referentes.

Finalmente, es ilustrativo del desamparo en que se encuentran los vecinos el hecho de que, el domingo, cuando quisieron hacer la denuncia ante la autoridad policial se encontraron con que el agente encargado del destacamento del barrio no estaba en su lugar de trabajo, por lo que llamaron a la Comisaría 2da, donde les dijeron que hagan la denuncia en el destacamento de la Lola (o sea, un circulo sin fin). Para colmo, el agente que durante el día no se encontraba en su puesto de servicio llegó a las 23 horas muy malhumorado, maltratando a los vecinos denunciantes.

Ante la complejidad de la situación, las organizaciones integrantes del Encuentro por los Derechos Humanos invitan a una reunión a realizarse este sábado 5, a las 18, en INCUPO (San Lorenzo y Rivadavia) para evaluar las acciones a seguir, haciendo hincapié por un lado en el caso particular de la intoxicación de personas y animales y, por otro, en la necesidad de que el municipio de Reconquista delimite la línea agronómica a partir de la cual pueden aplicarse agroquímicos y realice los controles del caso.

Y sigue el debate:

El compañero Conrado Núñez, estudiante, escritor y militante del Partido Obrero, responde en este texto a Carlos Echegoy.

POLÍTICA Y DEBATE

Carlos Echegoy: ¿Bisutería kirchnerista o excelencia poética?

Respuesta al prof. Carlos Echegoy a su artículo “Diferencias” (31/01/11; en la web)
http://norteampliosantafe.blogspot.com/2011/01/para-pensar.html

Ante el cacareo infernal de una ligerísima y enrevesada autoproclamación de certidumbre y volubilidad, me antepongo “al pueblo” para echarles en la cara alguna omnipatriota verdad, irremediable, implacable y candente, con que nuestros maestros enseñaran, en algún tiempo, a retorcer la sintaxis para no decir nada, para DECIR LA NADA MISMA, ni tan siquiera un embuste político o antipolítico… Etcétera, etcétera, etcétera, etcétera…
¡Ham! Tomo un respiro y sigo...

[Bisutería kirchnerista]

Acá va. Estaba tratando de encontrar la sintaxis, el estilo adecuado para responder al “artículo” que el profesor Carlos Echegoy escribiera acerca de “la izquierda” y “el progresismo territorial”.
Evidentemente, no lo lograré en esos términos. Ante todo porque los términos no importan aquí. Importan los argumentos; y, ateniéndome al “artículo”, urge advertir que el profesor Echegoy adolece de argumentos. No esgrime un céntimo de valor crítico en su discurso, pues, usando sus palabras, él mismo no cabe en “la bolsa arpillera sin forma ni fondo de SU PROPIA crítica”.
El “artículo” en cuestión es uno titulado “Diferencias”, y resulta paradójico que se trate de una manifestación tan clara y tediosa de palabrería grandilocuente y vacía. Paradójico porque el profesor pretende, precisamente, estar lejos y abominar las “ínfulas discursivas” de “la izquierda” y “el progresismo territorial”.

El profesor, con su frente altiva, soberbia, no hace más que gastar cizaña contra “la izquierda” y “el progresismo”, a favor del kirchnerismo, en un magnífico bostezo discursivo, con esa especie de trágico drama repetidísimo, donde el oficialismo “del campo popular” es equiparado a una cándida y bienintencionada Lazy, con “todas sus carencias y debilidades” (como no), acechado por la izquierda dogmática y el progresismo oportunista, que no saben otra cosa que hacerle el juego a la derecha. ¡Cómo no!

¿Cómo no? ¡Claro que recontranó! Se trata de la más descarada falta a la verdad. Porque la Lazy —lo sabe el profesor, como sus compañeros— se ha convertido hace mucho en un perro adiestrado por los grandes capitalistas, que entrega territorio y recursos, que expulsa campesinos, que paga la Deuda con la guita de los jubilados, que mantiene burócratas sindicales… En realidad, nunca se ha ‘convertido’: siempre fue ni más ni menos que lo que es, desde el principio extendió licencias a los monopolios mediáticos que luego pretendía combatir, desde el principio abrió las puertas al agronegocio de la soja; incluso esta misma Lazy era el perrito faldero del menemismo, a cuya plácida sombra y cobijo se alimentó a niveles astronómicos en la tan odiada “década infame”.

¿Estas son, será, las “carencias y debilidades” del kirchnerismo? Pavadas…
Igual, no lo sabemos, no lo dice el profesor. No dice qué argumento, qué gesto “nacional y popular”, qué método o programa político debiéramos entender como una guerra contra “los grupos concentrados”, que nos haga declinar en la sospecha de que detrás del rostro oficialista está la “retaguardia de los privilegios del imperialismo”.

No dice, el profesor, cuáles son las “lecciones de ecología” que puede darnos el kirchnerismo, que viene expropiando territorios y entregando a grupos como la Barrick para que se lleven todo el mineral existente, dejando un tendal de porquerías en el ambiente; o dilapidando bosques y selvas vírgenes para los grandes negocios del biodiesel y de la “soja sudamericana” (como decía el mismo ministro Julián Domínguez en su reciente venida a Reconquista). ¡No lo dice! Como tampoco dice cuál sería la “representación del campesinado empobrecido” o de la “tradición indígena” que ostentaría este gobierno pro-monopolios sojeros y mineros.

¡No lo dice! ¡Claro que no lo dirá! Como buen intelectual burgués del siglo XXI, encontrará fáciles caminos para evadir la crítica, para evadir toda denuncia a su gobierno “nac & pop”, como lo hiciera el mismo Norberto Galasso en su carta a Jorge Altamira. Encontrará en las Madres y Abuelas —“esfinges implacables” de Cristina y Néstor— la coartada eternamente oportuna para purgar todo desmán “ético” de “su Gobierno”. Casi con una catolicidad velada se Postrará ante esas “esfinges” para Rogar que Perdonen aquellas “carencias y debilidades” del Kirchnerismo.

Y en esa misma línea “argumental”, despilfarrará una cantidad inusitada de vocablos gastados, defendiéndose de vaya saber qué ataque a su “militancia en derechos humanos”, afirmando una postura y un lugar de honor en la sociedad. Y allí entretejerá una red discursiva “enternecedora” como pocas; dirá que él y sus compañeros del Norte Amplio por los DDHH no necesitan “disputar espacios” con aquella “izquierda” y aquel “progresismo” recalcitrantes, no necesitan “diferenciarse” (aunque no hace otra cosa que insistir en las diferencias). ¿Por qué? El profesor “dispara”: porque “Ya somos diferentes, un cuerpo sólido, compacto, con experiencia política, y cuando salimos vamos exactamente donde queremos, juntos. Somos eficaces en primer lugar porque reconocemos nuestras debilidades. Luego porque privilegiamos la organización y la construcción política sobre la base del respeto al pueblo y los compañeros. Hacemos lo que decimos, ni más ni menos”. Deslumbrante.
Deslumbrante como una tonelada de tedio. Como esos personajes de la obra de Ionesco que acumulan sillas y sillas en el escenario, hasta el final de la obra.

[¿Excelencia poética?]

Y quizá en este último sentido esté lo más notable del “artículo” de Echegoy. Quiero decir, tal vez en su deslumbre poético, en su estilística maldita, encontremos valor a esta “suerte de acumulación espectral” (la imagen es del profesor), a esta palabrería “presuntuosa e impotente”, tan gastada como “herida de muerte”.
Es decir, quizá NO hagamos justicia si decimos que esa poética del profesor Echegoy será tarde o temprano “devorada por el calcinante polvo”, “por el viento norte” —como dice él refiriéndose a las críticas al kirchnerismo—, porque estamos hablando de uno de los mayores poetas que ha dado Reconquista.

Sin embargo, este humilde aficionado que escribe quiere manifestar una DECEPCIÓN mayúscula: para nada alcanza el poeta Carlos Echegoy, en su insufrible “artículo”, la brillantez de los legendarios y rabiosos versos de su Crías de cuervo, redactados hace quince años, cuando quizá el profesor era antimenemista, tal vez rebelde, revolucionario, esas cualidades que hoy detesta. ¿Será que su concordia actual con un Gobierno capitalista le restó capacidades poéticas?
Quiero pensar —y lo pienso, sin dudas— que la poesía es una fuerza mayor, un arma cargada contra la chatura y la injusticia. Quiero pensar que el poeta Carlos Echegoy puede darnos mejores ejemplares poéticos que esa rabia insulsa contra “algunos pocos simpatizantes” de izquierda, “dispersos y huérfanos”, como dice.

En realidad, tratándose del “profesor” Carlos Echegoy, yo quería pensar que su “artículo” sería una argumentación sólida sobre su posición política. Sin embargo, lo único que encontré fue una postura macartista archi conocida, donde toda la bolsa de “izquierdistas” y “progresistas” es censurada y “calcinada” por el simple hecho de ser pocos. Por el simple hecho de contar con un “electorado” minúsculo.

Fuertemente, es necesario decir que cuando hablamos de las conductas entreguistas y corruptas de este gobierno no lo hacemos valiéndonos de ningún supuesto electorado avalista. Lo hacemos como habitantes de este “nunca más que ahora culo del mundo”, como individuos que leen la realidad y se forjan su ideología y su postura política. Y no hablo, en ningún momento, como militante de ningún partido, por el simple hecho de que el profesor y poeta Carlos Echegoy no se dirige a nadie, no aclara nada, no postula causa o razón alguna. Lo único que hace es retorcerse en una larga y acartonada poética antiizquierdista, con la seguridad sin argumento de quien se aferra a la cama de laureles de su “gran electorado”.

Y ya que hablamos de poética, será quizá un honor citar un verso del mismo Carlos Echegoy: “qué importan los argumentos que ensaya el desatino?” Es esta puntual coyuntura en la poética de Echegoy lo que asombra; quizá diría el poeta: los argumentos ensayados no importan, porque el “desatino” no tiene electores.
¿Habrá que recordarle al poeta que si fuera por los “electores” habría ganado el nefasto Carlos Menem en 2003? ¿Será necesario explicarle que los electores llevaron a Macri a la Jefatura? ¿Y qué pasa, digamos acá cerca, con los intendentes del radicalismo, con la dinastía Marcón en Avellaneda, con la reciente aparición de la UCR en Reconquista?

Cuando, maltrecho y jadeante, luego de una discursividad grandilocuente, el poeta cede lugar al intelectual burgués, al nacionalista puro y cándido, que batalla contra las bestias de la crítica, que suda el lomo marchitadísimo por la guerra que lo tiene entre las huestes del oficialismo, para apalear izquierdistas y progresistas, cuando eso ocurre, se resiente la poética y, lo más importante, se queda muda y sin argumentos la razón del capitalismo.
Esto es lamentable, tal vez (sólo tal vez), para la poética. Pero nos deja con la incertidumbre de conocer cuáles son los argumentos de quienes detentan el poder.

La única esperanza es, posiblemente, para la poesía. Queremos pensar que el poeta Carlos Echegoy nos tiene preparado un nuevo Crías de cuervo. No vaya a ser que se haya resentido su excelencia poética.
Conclusión

En conclusión, el “artículo” del profesor y poeta Carlos Echegoy es un desaguisado tan intragable como pretencioso. Es una pose, un modelaje ramplón por la pasarela de escribas que se disputan —ni en que sea— besarle los zapatos a la Presidenta.
Entonces, ¿qué pensar de este escriba altanero? ¿Se trata de un vendedor ambulante de bisuterías kirchneristas o de un pregonero descontrolado con arranques de excelencia poética? Como vimos, ambos estados conviven en su esquizofrénica “injuria”: un potaje de rabia adolescente y aplomada estilística inflama la impotencia de su discurso.
Tenazmente, hay que hacerle reconocer que la única “radical impotencia” que pesa es la de su Gobierno, para fundamentar sus actos, su modelo político entreguista y corrupto.

Conrado Nuñez
Avellaneda (Santa Fe), 2 de febrero de 2011

Se armó el debate:



El profesor Carlos Echegoy, Secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Reconquista e integrante de la Asociación Norte Amplio por los Derechos Humanos, respondió, en el blog de Norte Amplio y en nombre de esa organización, las críticas que desde Proyecto Sur Reconquista realizáramos a la política de desarrollo del actual gobierno nacional. Aquí, el texto completo (en el que, hacemos notar, no aparece refutación alguna a nuestras apreciaciones).

diferencias

hace ya tiempo, demasiado tiempo, sectores de la izquierda y el progresismo territorial suponen estar disputando un espacio conformado por una suerte de electorado que presumen les es simpatizante. Esos presuntos simpatizantes están allí, dispersos y huérfanos, digamos un par de miles, nunca mas que ahora al alcance de la garra esperando unos dirigentes de nuevo tipo en condiciones de enseñarles, de hacerles saber y entender, de unificarlos y conducirlos hacia un horizonte que, cuando menos, les proporcione la oportunidad, las estrategias, las formas, las metodologías, los gestos, el programa, que les libre de ese kirchnerismo, expresión de los grupos concentrados, retaguardia de los privilegios del imperialismo, entreguista, conformado por cipayos, reaccionarios y corruptos y por unos tres o cuatro, y otros cuatro o cinco, sindicalistas, ingenuos de los derechos humanos, con los que ellos, afirman, comparten, en ocasiones puntuales, manifestaciones callejeras

todo muy enternecedor, todo tan desprendido, todo tan carente de recursos, todo tan oprimido por el implacable autoritarismo kirchnerista, que ciertamente, su misión puede asimilarse a una santa cruzada, la primera del XXI, venida al territorio, nunca más que ahora culo del mundo, para limpiarlo de toda mierda

y hace ya tiempo ese sector de la izquierda y progresismo viene azuzando a una militancia que entiende que el kirchnerismo es, con todas sus carencias y debilidades, una opción política viable y representativa del campo nacional y popular

lo hace con esa con esa acartonada ampulosidad ridícula a la que deben necesariamente recurrir los pocos que quieren decir por todos oportunistas, antes aplaudían, a rabiar, primeros que ninguno, la gesta de las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo, del mismo modo que ahora se guardan de mencionar su pública y manifiesta adhesión al Gobierno nacional. De izquierda tal vez sean, lo claro es que no son tontos como para ponerlas en la bolsa arpillera sin forma ni fondo de su crítica. Allí se paran, allí comienzan a mirar el techo. No van a pasar la raya de las esfinges implacables que son el soporte ético del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner como lo fueran de su compañero

Recién llegados a la disputa política de la negra y abrumadora calle, aún no aprendieron que la representación de masas no se dirime con discursos, menos aún esgrimiendo el arruinado índice para señalar quienes están donde y cuándo. Para eso, niños, está la policía

hablaré por los que me son cercanos, por la Asociación Norte Amplio por los Derechos Humanos: no tenemos el menor interés ni en compartir ni en disputar espacios ni protagonismos, menos aún en diferenciarnos. Ya somos diferentes, un cuerpo sólido, compacto, con experiencia política, y cuando salimos vamos exactamente donde queremos, juntos. Somos eficaces en primer lugar porque reconocemos nuestras debilidades. Luego porque privilegiamos la organización y la construcción política sobre la base del respeto al pueblo y los compañeros. Hacemos lo que decimos, ni más ni menos

ustedes no nos preocupan ni nos interesan, pero en virtud que suponen decirnos algo, nos entendemos con derecho a decirles y recomendarles algo:

en primer lugar, y objetivamente, vuestras ínfulas discursivas ni cercanamente están a la altura de vuestra concreta representación de masas. La dinámica política y las propias masas dirán si estamos próximos o lejos

en segundo lugar y hasta que algo nuevo ocurra, una terapia de grupo les sería beneficiosa, para medir las fuerzas con las que concretamente cuentan: antes que cacarear contra los acuerdos del Gobierno con Vicentín SA, antes de aburrir con sus infantiles lecciones de ecología de las que sabemos antes y más que ustedes, antes de acudir como conquistadores de nuevo tipo a tomar por asalto la tradición indígena para llevársela al propio molino como botín de guerra, antes de insinuar representar la voz del campesinado empobrecido, concreten una movilización a las puertas de la fábrica

allí se verá cuánto, más allá de los discursos, pesan

o tal vez prefieran seguir en lo suyo, dilapidando energías en esa suerte de acumulación espectral

que por pereza debe insistir una y otra vez en la metodología del codazo y la rapiña, dirigida siempre contra los compañeros, sus espacios, su militancia, sus convicciones, su historia

la metodología expone, por la deslumbrante ranura, la radical impotencia para ir al punto donde las papas queman. La impotencia es buena consejera, y ese cortejo que algo ya denuncia de enclenque, funerario y póstumo, previamente despojado, sigue su pendiente

el poder hacia dónde ella sueña, magnífica, dirigir sus dardos, sencillamente la desconoce

nadie confía en ella, nadie le teme

presuntuosa e impotente, herida de muerte, es devorada por el calcinante polvo

por el viento Norte

Carlos Echegoy, lunes 31 de enero de 2011
Fuente: http://norteampliosantafe.blogspot.com/